Jacobo y Estusha.
Autor: Lizette Arditi

 

Las palabras sobre y desde Pachita

Lorenzo León Diez


Durante varios números de Ciclo hemos tratado un tema que gira alrededor de dos personalidades: la curandera Pachita y el científico mexicano Jacobo Grinberg-Zylberbaum.

Los testimonios que registran la obra de Pachita siempre son sorprendentes y ahora, a los de Jacobo Grinberg, Alejandro Jodorowsky y Carlos Castaneda se agrega el del sacerdote francés, de la orden de los dominicos, Maurice Cocagnac en su libro Encuentros con Carlos Castaneda y Pachita (Ediciones Indigo, 1993), del que publicamos cuatro fragmentos.

Bárbara Guerrero (Pachita), nos cuenta Jacobo Grinberg, fue originaria de Parral, Chihuahua. De pequeña fue abandonada por sus padres y adoptada por un negro africano llamado Charles, quien durante 14 años la cuidó, la enseñó a ver las estrellas y a curar.

Este dato es muy revelador, pues nos indica que la tradición chamánica de Pachita más que mesoamericana sería africana.
Esta mujer luchó al lado de Villa, fue cabaretera, vendedora de billetes de lotería y cantaba en camiones de paso.

Otro dato importante para atisbar la tradición de esta curandera es que ella se consideraba miembro de la tribu perdida de Israel.

El testimonio más exhaustivo sobre Pachita lo aporta Grinberg, quien tuvo quizá, de los escritores que estuvieron cerca de ella, la relación más cercana y durante mayor tiempo. La presencia de Pachita en su obra es constante, una referencia fundamental para la teoría de la sintergía que desarrolló en más de 50 libros.

Por su parte, Alejandro Jodorowsky escribe su experiencia primero como ayudante y luego como operado. Es una pieza de gran fuerza dramática donde se expone la relación terror-amor que coincide con los postulados del movimiento Pánico que este artista fundó con Carlos Arrabal y otros creadores en los sesentas. Fábulas Pánicas es un acontecimiento literario donde se abre la poderosa percepción de Jodorowsky a los poderes materializadores de la mente y la conciencia.

El caso de Carlos Castaneda es, como todo lo de él, impactante, pues más que su juicio Pachita aparece definida por Don Juan Matus: "El arte y el poder de esa mujer consistían en borrar las dudas de los presentes.
Al hacer eso, ella podía permitir que el espíritu moviera sus puntos de encaje.
Una vez que esos puntos estaban en una nueva posición, todo era posible. A fin de crear un ambiente adecuado para la intervención del espíritu, no tenía compasión".

El registro más reciente que ha llegado a nuestras manos es el de Maurice Cocagnac que enriquece el mosaico que estamos componiendo en Ciclo sobre la vida y obra de Pachita, sobre todo por ser de alguien de una tradición muy distante a la ejercida por la curandera mexicana.
Maurice, fraile dominico y lexicógrafo bíblico, llega a México a final de la década de los setentas acompañando a un amigo gravemente enfermo de cáncer. Su nivel espiritual es reconocido de inmediato por Pachita y, como lo hacía con quienes lo merecían, lo integra a su equipo de operaciones.
El texto que publicamos firmado por Pachita lo escribió el religioso francés a los pocos días que murió la santa. Lo obtuvo mediante un estado de trance que él llama el sueño del despierto y que es Una vivencia ya descrita por otro autor, también francés, Henry Michaux en su libro Modos del dormido y modos del que despierta.

En sus estancias en México Cocagnac también conoció a Carlos Castaneda, quien le fue presentado por Fernando Benítez (no lo nombra, pero es evidente), y que lo reconoce también como un hombre impecable.

Esta obra tiene un mérito especial, pues está escrita desde la conciencia acrecentada. "El mundo -dice- no es un espectáculo sino un misterio, marcado por el sello de la Palabra creadora".

En efecto. El arte de curar y el de escribir se demuestra en estas obras como saberes simultáneos. Son autores que cruzan la frontera de lo artístico y lo científico para incursionar en el poder materializador del lenguaje. El centro es lo literario, pero los desarrollos palabrales tocan la totalidad que nos permite la conciencia de unidad.

 

 

Ciclo Literario.

El URL de este documento es http://www.cicloliterario.com/ciclojacobojunio2007/laspalabras.html