Jacobo y Estusha.
Autor: Lizette Arditi

 

La explicación de los Milagros

Lorenzo León Diez


El Espacio y la conciencia
Jacobo Grinberg-Zylberbaum
Trillas 1981

Urge ya la utilización y el desarrollo de técnicas que incrementen las capacidades del hombre.
Esta afirmación es la bandera de una de las causas humanas más extraordinarias o el incipit de una colosal aventura personal, científica y espiritual a lo que se deben sorprendentes logros para aumentar, precisamente, la capacidad del ser.
Es la obra del mexicano Jacobo Grinberg-Zylberbaum que explica la dimensión de lo que conocemos como milagros y nos hace comprender el futuro de la especie, conforme la propia religión lo había predicho: seréis como dioses.
El ser humano es capaz de ver auras, levitar, conocer en forma directa el pensamiento de los que lo rodean, ver a distancia y manejar en forma directa (a través del pensamiento) la materia.
Para explicar su teoría que él llama Sintérgica (de las palabras síntesis y energía), debemos partir de su concepto Cuantums mínimos de espacio, que definen la mínima porción de espacio capaz de contener una máxima cantidad de información.
¿Y cómo definir, a su vez, lo cuántico?: la velocidad de la luz es el límite de la velocidad y la luz es la manifestación omnipresente del campo cuántico.
Un ejemplo de ello es el siguiente: si nosotros hacemos un aujerito con un alfiler en una hoja de papel y por allí observamos el cielo en una noche estrellada, a través de esa mínima perforación podremos abarcar una cantidad de espacios que se corresponden con una dimensión cósmica.
Una concentración colosal de información en un algoritmo de gran poder sintérgico: la palabra bosque contiene todos los árboles, el término mesa contiene todas las mesas.
Nuestro cerebro es un modelo del universo, de la misma manera que un cuantum mínimo de espacio (CME) contiene a todo el universo en un algoritmo energético.
Este patrón actúa a un nivel atómico, molecular; neuronal, perceptual y social.
Entre las complejas consecuencias que despliega la investigación de este científico, está el que ejercemos una acción palpable y directa sobre la marcha del mundo y otras consecuencias a través de la expansión de campos neuronales, y el sistema nervioso transforma a códigos neuronales la estructura energética del espacio.
Para explicar el poder que se manifiesta en lo que la cultura reconoce como hombres sagrados o de conocimiento, vemos cómo la morfología de un campo neuronal proveniente de un cerebro de neurosintergia elevada es tal, que altera las características organizacionales del campo cuántico, dando lugar a una zona del espacio, independiente de la fuerza gravitatoria.
Seguir el pensamiento de Grinberg no es sencillo, pues su estilo, aunque es preciso, pulcro, equilibrado, requiere de gran concentración. En argumentaciones físico-matemática, levanta nuevos conceptos, un nuevo edificio del conocimiento. Por ejemplo, a este espacio del campo cuántico lo llama principio de exclusión
gravitacional (PEG) que permite la levitación humana.
¿Cuál es la base de las llamadas curaciones psíquicas y de las influencias directas de unos seres humanos sobre otros? Esta conciencia elevada o de alta neurosintergia, precisamente. ¿Cuáles el futuro de la humanidad que insinúan estas afirmaciones? No está lejos el que alguien desarrolle una técnica que desde ahora podría denominarse de purificación vibracional que consiste en incrementar artificialmente la sinergia del espacio y así facilitar la experiencia de elevados niveles de conciencia en grandes poblaciones.
Este fenómeno está descrito en el llamado efecto Maharishi en el cual, si un 1 por ciento de la población medita consuetudinariamente, se observa un efecto generalizado de incremento neurosontérgico en toda la población de la cual este 1 por ciento es parte.
El beneficio que se reconoce, por ejemplo, en la Iglesia católica, respecto a la existencia de los monasterios de monjas y monjes contemplativos, está relacionado con estas observaciones. La utilidad de la oración como meditación es una fuerza cabalmente reconocida por la ciencia médica que ha efectuado mediciones con pacientes hospitalizados.
La experiencia es uno de los conceptos centrales de Grinberg, en su nivel más básico y fundamental no requiere de la actividad cerebral. Es el sistema Nervioso como lente o herramienta que transforma el absoluto sintérgico en realidades específicas concretas que constituyen en el contenido de nuestra percepción.
Para la experiencia tiene un sentido de evolución, cuando se incrementa la neurosintergia hasta el nivel de la desaparición de la interfase cerebro-espacio. Aquí estamos hablando de una vivencia que Grinberg llama el campo unificado, el Ser, de donde proviene la creación de la experiencia y todo el mundo relativo.
Si el ser es el campo unificado, un ser humano que se encuentre en el Ser es capaz de ejercer una influencia y de manejar sin problemas todas las fuerzas descritas por la física.
De la misma manera en la que es posible alterar la fuerza gravitacional, es factible modificar las demás fuerzas pues esto demostraría experimentalmente la identidad entre el Ser y el campo unificado.
Las señales que son interpretadas en épocas diferentes como milagros, poderes sobrenaturales, mensajes de la divinidad o accidentes, sabemos hoy que provienen de la realidad del Ser como unidad con el todo y de este último como campo unificado.
Bajo esta lectura, Cristo-Jesús caminando sobre el agua o calmando una tormenta, ejerce esta continuidad entre el espacio y la conciencia. Concepto también fundamental en la obra de Grinberg, es el percatarse que lo que acontece en el "exterior" es idéntico a lo que sucede en el interior.
Estamos ante una expansión de la individualidad, el camino hacia la unidad que de la "iluminación" que es, también, el amor a la experiencia.
(Lorenzo León Diez)

 

 

 

Ciclo Literario.

El URL de este documento es http://www.cicloliterario.com/ciclojacobojunio2007/laexplicacion.html