Historia de una vida

Tamioka Taeko
Nota y traducción de Guadalupe Ángela


Tamioka Taeko nació en Osaka, Japón en 1935. Se mudó a Tokio en 1960. Estudió Literatura Inglesa en el Colegio de Mujeres de Osaka. Obtuvo el Premio H, uno de los más prestigiosos galardones de poesía en Japón. Novelista, poeta, ensayista, crítica y dramaturga, ha publicado diversos libros entre los que se encuentran: Courtesy in Return, 1956; Reciprocation, 1958; The day after telling, 1961; The Love Suicide of Amijima, 1968; Japan and the japaneses, 1965 y Views of Expression, 1985. Sus obras no se encuentran traducidas al español.  Feminista, en su obra se revela su preocupación por las cuestiones de género.

 

Historia de una vida

Para Alethea Hanna

Papi y Mami
también la partera
todos los adivinos
apostaron que sería niño y así
inevitablemente
resultó ser una niña
y reventó la placenta

Y porque todos estaban decepcionados
acordé volverme un niño
y entonces porque todos me elogiaban
me volví una niña
y entonces como todos me perseguían
me volví un niño

Cuando crecí
me enamoré de un chico
entonces no había nada que hacer
más que volverme una chica
y entonces todos excepto mi novio
comentaban el hecho de que me había vuelto una chica
entonces, para todos, excepto para mi novio
me volví un chico
pero lo lamentaba por él
porque se sentía excluido
pero me decía que si fuera un chico
no podríamos dormir juntos
entonces me volví una chica

Mientras tanto cuántos siglos pasaron
esta vez
los pobres fomentaron una revolución sangrienta
y un pedazo de pan los controlaba
y así entonces
la iglesia de la Edad Media vino
y dijo “hay amor hay amor”
yo bajé caminando por los callejones distribuyendo
ropa de segunda mano y bolitas de arroz

Mientras tanto cuántos siglos pasaron
esta vez
cuando el Reino de Dios vino
ricos y pobres se volvieron enormemente íntimos
y así panfletos incendiarios se esparcieron
de un helicóptero privado

Mientras tanto cuántos siglos pasaron
esta vez
una camarilla de revolucionarios sangrientos
doblaron la rodilla
ante la oxidada Cruz de Cristo
el fuego del orden
era visible en medio del desorden
y así en bares alternativos
bebiendo y jugando cartas con Byron
y Musset y Villon y Baudelaire
y Hemingway y chicas en pantalones negros
yo argumentaba
acerca de la singularidad
de lo que llamamos bohemio en Japón
y todos nosotros nos burlábamos
acerca de la equivalencia del amor en todas partes

Porque Papi y Mami
y también la partera
dijeron que había nacido genio
yo traté de ser una niña imbécil
porque ellos dijeron que yo era tonta
me volví intelectual
y construí una casa atrás de la de mis padres

Encontraba mi fuerza difícil de manejar

Cuando vivía ahí atrás de la casa de mis padres
comencé a ser famosa
di un paso hacia adelante
y caminé sola
en el pavimento que antes
les pertenecía a Papi y a Mami

Siempre he sido algo perversa
sufrí el honor de la perversidad
pero me volví una magnífica chica
me volví un chico para mi amante
y no le permitiré a él que me contradiga.

Nobuyoshi Araki / 1998
Fotografía

 

 

 

 

 

 

 

Eikoh Hosoe / 1971
Fotografía

 

 

Ciclo Literario.