Más de 50 mil libros de obsequio, en Colima

Zoila Valencia


Aunque Colima es una de las entidades más pequeñas del territorio mexicano, se caracteriza por ser un referente nacional en materia cultural y para prueba basta con mencionar al Mes Colimense de la Lectura y el Libro, en el que cada año durante todos los días de abril se realizan cientos de actividades multidisciplinarias enfocadas al hábito de la lectura en los diez municipios que conforman al estado, así como la distribución individual de miles de libros gratuitos editados especialmente para esas fechas.
En este 2010, el Gobierno de Colima a través de la Secretaría de Cultura y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, realizan el Mes Colimense de la Lectura y el Libro por cuarta ocasión, para la que se espera superar la meta de emisiones anteriores y rebasar la cifra de los 50 mil libros de obsequio, con títulos dirigidos a público de todas las edades.

Cabe mencionar que esta fiesta de la lectura y el libro fue una propuesta de ley que el actual Secretario de Cultura, Rubén Pérez Anguiano, diseñó cuando era regidor del H. Ayuntamiento de Colima, posteriormente la aprobó el H. Congreso del Estado y desde el 2007 se celebra en el mes de abril, junto con el Día Internacional del Libro.
Esta novedosa campaña es vista con acierto por parte de las autoridades del Conaculta, así como por los titulares de cultura de varios estados, tal es el caso de aquellos que conforman la región centro occidente del país, quienes viajaron a Colima este mes para observar y evaluar las actividades de dicho programa, con el fin de hacer una réplica en sus respectivas entidades.
Decirlo no es fácil y es que ver el esfuerzo de movilización y logística del personal de dicha dependencia cultural es algo insólito. El entusiasmo de salir a las calles, abordar a los transeúntes, comerciantes, automovilistas y a toda aquella persona que se encuentran a su vista para regalarles una breve lectura o un ejemplar, es simplemente plausible. El resto del trabajo para completar el círculo de la lectura toca a los ciuda
Tan sólo para la emisión 2010 se hicieron más de 6 títulos de diversos temas, algunos sobre leyendas de Colima que se rescataron gracias a la tradición oral, otros de cine y su relación con la literatura, de poesía, mientras que uno de los máximos exponentes de la divulgación científica en el país, Carlos Chimal, realizó una edición especial sobre este tenor.
De igual forma, se lanzó una campaña de fomento a la lectura en el ámbito infantil y juvenil, para la cual se diseñaron tarjetas con frases cortas ilustradas, libros para colorear y ejemplares como la coedición con el Fondo de Cultura Económica que el escritor Francisco Hinojosa hizo de su texto La peor señora del mundo.
Estos libros se distribuyen de manera gratuita y personal en las principales avenidas de las cabeceras municipales, en comunidades, casa por casa hasta los rincones más apartados de la entidad, sin faltar las albercas, ríos y playas más solicitadas durante la temporada vacacional, así como en cada uno de los eventos programados para el mes, entre los que sobresalen espectáculos musicales de distintos géneros basados en la literatura, aquellos que mezclan lecturas con música de fondo; los de teatro y danza; talleres de artes plásticas, creación literaria y la capacitación de promotores de lectura.
Otras actividades de interés son la realización de murales inspirados en frases de autores nacionales, exposiciones, el recorrido de una librería móvil por toda la entidad, ferias de libros y la visita de reconocidos escritores que comparten sus más recientes obras y experiencias con distintos segmentos de la población.
Todo lo anterior tiene como objetivo mostrar la lectura a la gente como un hábito que además de generar placer, ampliar nuestros conocimientos e incluso vocabulario, también divierte y entretiene.
Las reacciones de la gente son múltiples, están los que se sorprenden de que alguien los persiga para ofrecerles una lectura breve, regalarles un libro o pegar una calcomanía en su bicicleta, motocicleta o automóvil, en cambio, hay quienes se ofrecen para pegar una calca en su camión, patineta, sillas de ruedas o carrito de comercio ambulante, el medio es lo de menos, lo importante es contribuir con esta generosa campaña. También están aquellos que se conmueven de que les lleven hasta su domicilio un bonito texto para leer; por el contrario, hay personas que hasta los exigen, así como funcionarios y reconocidos intelectuales que se han sumado a esta festividad, donde la lectura es un placer y los libros son una herramienta para alcanzar la felicidad.

Si usted vive en Colima, sabe de lo que he platicado y si alguna vez visita la entidad durante abril, no se sorprenda si le llueven libros por doquier y mejor vaya dispuesto a disfrutar la exquisita naturaleza de tierras colimotas mientras disfruta de una suculenta lectura al aire libre o uno de los cientos de espectáculos artísticos.

 

 

Ciclo Literario.