Tortuga, obispo del desierto

Rina Lasnier
Traducción de Marco Carrión


Rina Lasnier nació en Quebec en 1915 y murió en 1997. Publicó su primer libro, la pieza teatral Féerie indienne, a los 24 años. Sin embargo se le recuerda principalmente como poeta. En su obra literaria el mundo natural se muestra con una textura vitalista que muestra el lado espiritual y trascendente de lo que existe. Una visión paradójica recorre su poesía recogida, entre otros libros en Escales (1950), Présence de l’absence (1956), Mémoire sans jours (1960, La Part du feu (1970), Les Signes (1976) Chant perdu (1983). Fueron decisivos en su desarrollo poetas como Francisca Thompson y G. M. Hopkins, Victor Segalen, Rainer Maria Rilke y Paul Claudel. Recibió numerosos reconocimientos, entre ellos el Prix France-Canada y en 1987 fue  designada Gran Oficial de la Orden Nacional de Quebec.

 

Tortuga, obispo del desierto

Astro inmóvil de arenas y sales   
Serpiente convertida a su doble coraza,   
En la geografía de su caparazón
Se escriben la razón y los mitos.    
   
Piedra de hierba que asegura en el mar un asilo   
Y en la ofensa una cabeza retráctil,   
Omnipotencia en la muchedumbre de soles   
¡Para ofrecer besar la sortija de su ojo!  
 

La palma

Este largo mástil desnudo de velas,   
Esta mecha tomada en el silencio,   
Este ímpetu sin la ternura de las ramas,   
Alto estallido verde de una estrella.   
   
Entre el viento y estrellas este cesto,   
Este arbusto de oración para sentir el cielo,   
Este cohete arreglado al final de su éxtasis,    

El ermitaño sostiene su alma como una palma...

Armando Salas Portugal / 1959
Fotografía

 

 

 

Ciclo Literario.