Poveda: Acción y reflexión


Hijo de exiliados españoles de la Guerra Civil, Christian Poveda nació en Francia en 1955 y creció en Saint-Denis, una ciudad obrera de la periferia de París, siendo sus amigos y compañeros de escuela niños de origen italiano, yugoslavo o hispánico que no sufrían de racismo ni de exclusión, como es el caso hoy con los hijos de inmigrantes. Desde joven se comprometió políticamente con organizaciones de izquierda y militó contra la guerra de Vietnam. Al lado de Yves Billon ingresó al mundo de la fotografía y se dio a conocer como fotoperiodista con un reportaje sobre la lucha del Frente Polisario, en el Sahara Occidental. “Yo en lo que hago no soy objetivo. Siempre defiendo un punto de vista bien claro que es el mío y cada uno es libre de pensar lo que quiera sobre él”, explica el autor de documentales como Les guerriers de l’ombre (Los guerreros de la sombra), On ne tue pas que le temps (No se mata sólo el tiempo), Voyage au fond de la droite (Viaje hacia el fondo de la derecha) y La vida loca, un impresionante documental que es una mirada desde el interior de una banda “mara” en El Salvador.
“Yo conocí la época de oro del fotoperiodismo. Proponías algo y te daban dinero para realizarlo. Hoy todo es muy diferente ya que las revistas sólo compran reportajes ya hechos”, subraya Christian Poveda y luego precisa que él, al hacer documentales, tiene el control del comienzo al final y que “eso en la foto es muy difícil”.
Sobre los pandilleros “maras” de El Salvador, Honduras y Guatemala, dijo Poveda que el 70% son niños abandonados y que en las bandas “se sienten valorizados y tienen motivos para vivir o morir”. El fotoperiodista explicó que se fue a vivir a Centroamérica porque considera que lo que hace sirve para algo. “Estoy en acción permanente y en la reflexión, hago talleres con fotógrafos locales, todo eso hace que me sienta mejor en El Salvador que en Francia”.

Fotografías: Christian Poveda

 

 

Ciclo Literario.