Tradición y ruptura de
Gabriel Castellanos

Azael Rodríguez



Contemplando el silencio.


Cerbero.

El arte pictórico de Gabriel Castellanos se desarrolla a lo largo de líneas paralelas: una es la continuación de la llamada Generación  de la Ruptura,  bautizada así por Octavio Paz, que marcaría el inicio de un arte desnacionalizado (¿tiene nación el arte?) y contemporáneo  (¿el arte tiene tiempo?).
La otra, por el contrario se caracteriza por la  eficiencia de la técnica, resultado  de una búsqueda de la percepción exterior y cierta lealtad a la realidad, cuyos orígenes  se remontan  a por lo menos el siglo XVII.
En ambos casos la paleta del artista parece abandonarse a los colores neutros en  sutiles combinaciones un poco a la manera del maestro Nicias Aridjis, uno de sus mentores principales.

Aunque prefiere los formatos que van de  medianos a grandes, es digno de  destacarse lo que sería su obra menor: dibujos y bosquejos de gran calidad y fuerza expresiva plenos de observaciones inquietantes y acertadas.



Fractura.


Amanecer.

 

Ciclo Literario.