Gabriel Coto: desvelar el mundo


MARISCOS

Pintura como unidad. Ideas en torno a la muestra
Mutabilidad

La Pintura está en trance. Junto con el devenir histórico del arte, los años sesenta del siglo pasado y la implacable sentencia -desde la crítica- en la década de los años ochenta, de Arthur Danto: El arte ha muerto1; se ha producido en los pintores un proceso de crisis y en ello de decantación, así como de afirmación y por resultado de transformación y de nacimiento a experimentaciones y propuestas re-significantes. ¿Qué es la Pintura hoy? ¿Qué validez mantiene ante las nuevas tecnologías? Y como expresa Ramón Almeda –doctor en Bellas Artes- ¿Cómo esta Pintura puede jugar un rol en un mundo de vastas posibilidades abiertas por la nueva situación del arte contemporáneo? ¿Dónde acaba o comienza su definición formal? ¿A qué estrategias representativas puede reducirse la actuación simbólica de la pintura? ¿Cómo puede revelar la ironía congruente con un comportamiento consciente de ello en estos días?2

Gabriel Coto se educó con el saber de la Academia, en plena controversia del acto pictórico. Como muchos otros, más grandes de edad que él, pinta, pinta y siguen pintando. En La Pintura esta su desvelar del mundo. Docto de los bastos rumbos de la pintura, el hiperrealismo, la gestualidad, el informalismo, la plasticidad, el graffitti, la abstracción, el expresionismo, lo gráfico, la mancha y el escurrido, la materialidad, la transparencia, las tonalidades ácidas y las monocromas, gusta de la figuración como estructura directa para proponer la yuxtaposición armónica de los mismos, busca el acuerdo de la entidad pictórica. Desde su cavilación crea el lienzo como un acento crítico, como una inflexión de realidad en el que se “muestre” una alteridad de tiempos. Ostenta una narrativa de conciencia colectiva,  post-humana en la que las osamentas encarnadas de animales prehistóricos deambulan entre el pasado y el futuro. Mezcla símbolos de tiempo-espacio, tipologías de la revolución industrial, posturas dinámicas de la yoga con animales acuáticos y de la estepa y sabana. Con ironía cuestiona la actual condición de desastre ecológico-social y asienta la unidad del sentido histórico en la arquitectura.  Sus pinturas son una constante de movimiento hacia la belleza devastada y vuelta a ensamblar con la permanencia de lo más favorable: el espíritu humano. (Olga Margarita Dávila, curadora)

AHUMADOR

UNIR

Cortesía: Galería Arte de Oaxaca. Murguía 105, Centro Histórico.Oaxaca, México.Tel. 52 (951)5140910
www.artedeoaxaca.com

 

Ciclo Literario. 1 Arthur Danto: “El fin del arte”. El Paseante. 1995. Número 22-23.  
2 Ramón Almela, “El Género de la Pintura a Debate”, http://www.criticarte.com/Page/file/art2001/PinturaADebate.html