Inana construye un templo a su victoria

Enjeduana
Traducción de Betty De Shong Meador (sumerio-inglés)
y Susana Wald (inglés- español)



Enjeduana es la primera autora literaria de quien se tiene noticia. Se calcula que vivió hace 4300 años en Mesopotamia; fue hija del rey Sargón y alta sacerdotisa del dios de la luna Nan, en el templo de Ur. La veneración de Enjeduana por la diosa Inana la llevó a colocarla en el más alto rango del panteón de las deidades sumerias. El fragmento que se publica a continuación es la quinta y última parte del poema  “Inana y Eibe”, donde Enjeduana aborda el triunfo de la diosa que encarna la totalidad de la realidad, sobre la montaña que representa un mundo idealizado, y ha sido tomado del libro Tres grandes poemas de Enjeduana dedicados a Inana, traducidos y comentados por Betty De Shong Meador, en versión al español de Susana Wald (Ed. Universidad Autónoma de la Ciudad  de México, 2009).

 

Inana construye un templo a su victoria

piedra sobre piedra
construyo un templo

designo mi propiedad
piedra sobre piedra
lo acabo con esplendor
erguido sobre roca
ahí el trono luce grandioso

haz llamar al kugarra al santo oficio
confiere los implementos sagrados
santa maza y daga

haz llamar al gala, cantador del lamento
dispensa las herramientas del oficio
timbal y tamborete

haz llamar a los santos miembros del séquito
para dar vuelta su cabeza ritualmente
el sacerdote se convierta en mujer
la sacerdotisa se convierta en hombre

construye este templo espléndido
quien se atrevió a atacar la montaña
quien ahora es victoriosa

como agua henchida derramada
he corrido sobre los pastizales
un agua que corre se eleva
he sobrepasado la cerca de sogas

montaña
he triunfado
Eibe
he triunfado

hija mayor de la Luna
tú destruiste a Eibe
oh doncella Inana
sé alabada

y alabada sea Nisaba
diosa de la escritura

Blumenfeld / 1937
Fotografía

 

 

Ciclo Literario.