Engatusarse (estimado cliente)

José Molina


Rodrigo Flores
Estimado cliente
Editorial Bonobos
México
 2007

Lo que se deja aparte, una retórica engatusada en su memoria. La imagen de Ulises Lima conduciendo el Marquis de Kim en Los detectives salvajes de Roberto Bolaño. Lima es Ulises sobre una nave hacia el norte para descubrir un lugar, una mujer. Una mujer que, de entrada, se sabe que no está y el lugar ¿existe? La respuesta de Bolaño parece ser que mientras haya espacio en la narración el lugar siempre será posible.
Limitar el espacio de lo decible es y ha sido el grande obstáculo a salvar en la poesía mexicana. Rodrigo Flores (México, D.F., 1977) comprende este gesto y decide abrir una puerta al lector (estimado cliente) hacia una apuesta honesta, sin coordenadas, a la Lima. Ahí la valentía del gesto. El valor de renovar el lenguaje poético, ¡hacerlo nuevo! decía Pound. No en la novedad per se, de aquello que se vende, sino renovar una esencia: ampliar los márgenes. “Mi patria es la lengua portuguesa,” decía Fernando Pessoa. Sólo la comprensión en el uso efectivo del material puede producir la tensión necesaria que requiere el acto poético. Todos los chantajes de corte devocional merman la continuidad de un ejercicio necesario.

Fotografía
Kim Weston

Estimado cliente no titubea y hace transparente el gesto: aquí no está mi mala memoria atormentada. Lo que hay es escritura y combinación de materiales. “McAnudo” en una palabra, según nos dice el autor. La introducción punchis punchis extrae la fibra incomoda de esta empresa, la condición poeta poeta y nos devuelve, en lenguaje, un producto digerido (antropófago), puta puta. La sección “residuos” es, posiblemente, la más conocida del libro, la primera piedra, aquella que descalabró el lexikón de los sibaritas: “.se va a llevar una gorrita. binoculares para el evento su binocular de a veinte.. ¿amigo gustarías apoyar al teletón? .a la verga.”
Resignificar “esto” o “algo”, un acto simple si se piensa en cualquier cosa, no cuando es el título de un poema. Recordamos que la literatura es sólo lenguaje cargado al grado máximo de significado. Y reconsideramos con Rodrigo: “Las proyecciones/ de la distancia/ sobre el cuerpo/ Habrá que proyectar/ las reconsideraciones/ los cuerpos/ los elementos de la distancia/ sus plenitudes/ sus módulos de decir y callar/ sus procedimientos/ claudicantes/ su Quizá”.
Al final es posibilidad y volvemos a Bolaño o al absoluto “todavía” de Vallejo. No es necesario dramatizar el presente, lo que hay son clientes. Baudelaire lo entendió así y ofreció flores. Así se abren las puertas.

stoichatis: anémona (fragmento)

te cuento      había una vez un tonto que se quedó
o      érase una vez un tonto que escribía
de lejos         recuerdas el mar de lejos?         en verdad
te acuerdas?
te cuento      algo hay de flamígero en todo esto
en salir a la calle
y ver el gran escupitajo         que pende         del cielo
un escupitajo amarillo                        no tieso sino viscoso
hay algo de crueldad en
tener que hablar así   y reiterar el cuento
bajo un escupitajo donde se reproduce o se proyecta
la ausencia
sobre un escenario    rodeado de butacas       repletas de
espectadores
que han asistido al mismo melodrama o soporífero
culebrón
reiteradamente
y que reconocen los parlamentos
y a los actores                      y los actores
están hartos (¿están hartos o con-
vencidos?) de representar a los mismos personajes
el buen chico            la buena chica
la linda pareja                       mientras
el escupitajo vacila    y amenaza
con caer       y tú lector honesto        mi semejante
mi enemigo
lees
en la etiqueta de una botellita de agua:
las mejores figuras no nacen                     se hacen
y a continuación te preguntas
cuál es la especialidad del mes
bacalao a la vizcaína o pavo al horno

algo

V
quizá
un proyecto de cuerpo
es reiteración de la distancia De
su imposibilidad De su
práctica absurda sin representación
Sin centro discursivo
con módulos claudicantes Un
cuerpo proyecta su
distancia su ausencia

Posiblemente
en el cuerpo de La
Ciudad

 

Ciclo Literario.

El URL de este documento es http://www.cicloliterario.com/ciclo71abril2008/engatusarse.html