Rocío González


Sin título

No hay unigénito en ti, amante
O cartografía del espejo

                                Carmesí enarbolado, extenso.

Podríamos seguir una ruta, decir aquí hay un nudo, un punto, una mesa donde tomar café. El mármol de la mesa exhibe estrías y la compulsión de la espiral, retórica azarosa, se despliega.

Azul cobalto: imago de casa.

La palabra humana es una multiplicación 7 X 9. LA FIGURA ES UN HECHO. Hablar y traerte a esta realidad momentánea que soy yo. Prohibida la autorreferencialidad, prohibidas las alusiones filosóficas.
La poesía como prohibición. La poesía: instrumento de un narcisismo fúnebre.

Amarillo, albur en que se juega la felicidad.

Sin título

Una esfera roja en el tronco del árbol
Premonición o gracia del verano.
Un credo que se afirma en cuerdas múltiples
y rompe la esfera roja como un chapulín en la garganta
sus cuchillas diminutas se untan en las ramas
y el árbol cae
en el estruendo un verso agoniza:
agon
aporía
vers.
Invadido de hormigas, canta
las sucesivas líneas
y el solipsismo de la lluvia.

Fotografía
Lee Friedlander / 1962

 

Rocío González es doctora en literatura latinoamericana por la unam. Obtuvo el premio nacional de poesía “Benemérito de América” por Las ocho casas; y el “Enriqueta Ochoa”, por Lunacero.Sus publicaciones más recientes son: Azar que danza, Aldus/sco, 2006, Lunacero, Ediciones Sin Nombre, 2006 y el libro de ensayo El lenguaje como resistencia, Praxis/UACM, en prensa.

 

Ciclo Literario.

El URL de este documento es http://www.cicloliterario.com/ciclo70marzo2008/rocio.html