Ambapali

Traducción y nota: Guadalupe Ángela


Amabapali nació en la India, en el siglo IV antes de Cristo. En su juventud fue una cortesana culta, rica, bella y en su vejez sería una monja budista. La colección de textos en lengua pali llamada La canción de las hermanas, incluida en el canon budista, presenta la breve biografía de éstas, quienes una vez iluminadas recordaban sus vidas anteriores, lo cual era considerado revelador. Entre ellas se encontraba Ambapali. En su persona hay un extraordinario paralelismo con la María Magdalena de los evangelios cristianos. El poema que se publica a continuación fue tomado del libro Mujeres poetas del mundo, editado por Joanna Bankier y Deirdre Lashgar, Macmillan, Estados Unidos, en 1983. La traducción del pali al inglés es de A. L. ,Basham.

 

 

Negro, satinado como una abeja y rizado era mi cabello;
ahora en los viejos tiempos es como cáñamo, telón de fondo.
De ninguna otra manera es la verdad del mundo…

Mi cabello, racimo con flores, era como una caja de dulce perfume;
ahora en los viejos tiempos apesta como el pellejo del conejo.
De ninguna otra manera es la verdad del mundo…

Alguna vez mis cejas eran encantadoras, como si las dibujara un artista;
ahora en los viejos tiempos resaltan con arrugas.
De ninguna otra manera es la verdad del mundo…

Negros, de largos párpados, mis ojos eran brillantes destellos como joyas;
ahora en los viejos tiempos son opacos, difusos.
De ninguna otra manera es la verdad del mundo…

Mi voz era tan dulce como el ave que vuela en la maleza del bosque;
ahora en los viejos tiempos está rasgada y entrecortada.
De ninguna otra manera es la verdad del mundo…

Alguna vez mis manos eran suaves y lisas, radiantes con joyas y oro;
ahora en los viejos tiempos se tuercen como raíces.
De ninguna otra manera es la verdad del mundo…

Alguna vez mi cuerpo era bello como el oro pulido;
ahora en los viejos tiempos está cubierto de diminutas arrugas.
De ninguna otra manera es la verdad del mundo…

Alguna vez mis pies eran blandos, como si estuvieran llenos de plumas;
ahora en los viejos tiempos están resquebrajados, marchitos.
De ninguna otra manera es la verdad del mundo…

Así era mi cuerpo alguna vez. Ahora  fatigado tambalea,
la casa de muchas enfermedades, una vieja casa con el yeso desprendido.
De ninguna otra manera es la verdad del mundo…

 

Fotografía
Yorick Blumenfeld / Carmen, la modelo de El Beso de Rodin, 1937.

 

 

Ciclo Literario.

El URL de este documento es http://www.cicloliterario.com/ciclo70marzo2008/Ambapali.html