Testimonio

Araceli Mancilla


 

 

Había una cicatriz en la ola del mar
              tragando soles
botes fantasía altoparlantes

Había una Isla de gatas de muchachas que oscilan con tamarindos
dulces, enchilados
y coco para el pelo

Había bikinis y el ojo desmesuradamente abierto de una
nube perdida,
¡ay!

y la fatiga de las congas, chanclas abandonadas
palapas en fila servil, uniformidad de toallas verdes
y azules

Había un bautizo de sal, sombreros

las toninas llegando sin que nadie lo esperara, del norte,
yéndose de largo

acá, allá
lentes oscuros

la mueca de las banderolas rojas

el viento alzado en el rostro del vendedor de collares

Había gestos de la arena
que algo quería decir

modos del mar 
agolpado, jalando

Y esa agua,
toda esa agua tumultuosa
sobre aquel cuerpo remolido

incorporándolo a su ira
haciéndole la humillación

Había.

 

Fotografía
Wingate Paine

 

 

 

Ciclo Literario.

El URL de este documento es http://www.cicloliterario.com/ciclo65octubre2007/testimonio.html