Soñé que eras un árbol

Araceli Mancilla


 

Sueño que eres un árbol
el más grande del bosque

veo las raíces hundiéndose en el río

tu cuerpo de madera cubierto de monarcas,
el rostro anónimo del lago
mirándote
al despedirse el sol

escucho entre tus ramas dialectos en plumajes

tan firme
tan inmóvil

recibes en el pecho el picoteo vespertino
de la luz

una ventisca suelta las hojas viejas
de tus manos,
esparce un olor verde

descanso bajo la fronda
de tu edad,
toco la rugosidad donde recargo
mi fatiga, mi apetencia o no sé qué,
y comprendo el alto rango
vegetal de tu existencia

cuánto has tardado para llegar a esas alturas
me pregunto,
y  si será posible ser feliz siendo árbol

la cascada tras de ti
es una novia que
canta y ríe cayendo 

pájaros del otoño escombran tus axilas
pero yo pienso en la guerra
que nos sigue y se encona
como el dolor de muela
de la niña mazahua
que nadie curará

siento el élitro de los insectos dentro de ti
se derrama la savia
¿sudor? ¿ llanto?
¿o la rubia simiente que recojo?

arranco el musgo frío
que te cubre
te abrazo

arriba vuelan
miles de mariposas
flores del cielo

algo, algo vengo a decirte
árbol.

Fotografia
Jaques-Henri Lartigue /1938

 

 

Ciclo Literario.

El URL de este documento es http://www.cicloliterario.com/ciclo56enero2007/soneque.html