Petición Solidaria a los
amigos del Instituto De Artes Gráficas de Oaxaca

(Iago)

 


 

La crisis oaxaqueña ha cumplido 80 días. Los habitantes de nuestra ciudad capital, pero también los de todo el estado, nos encontramos mitad incrédulos, mitad preocupados por los acontecimientos que se han venido sumando, como una bola de nieve, al conflicto —inicialmente del magisterio— que comenzó a mediados de mayo. El interés común; la razón humana; el diálogo honrado; la transparencia; incluso el inocente, y a veces tierno sentido común, han sido marginados y, a últimas fechas, expulsados de las mesas de negociación entre los representantes de la clase política y los dirigentes sindicales y populares. La pregunta que se impone, tan lejos y tan cerca de encontrar respuesta, es: ¿a quién interesa la solución del conflicto en Oaxaca?
Para intentar responder, es claro que debemos descartar al Gobierno Federal y a los políticos que “juegan” en la liga nacional; el cálculo político, la filiación partidista, el centralismo soez y otros sinsentidos, explican la indeferencia de la Federación para tomar cartas en el asunto de acuerdo con sus deberes y responsabilidades constitucionales. En lo que respecta a las autoridades locales y a las dirigencias de los movimientos populares, la crisis política los ha rebasado, y la posibilidad de regresar a la mesa de negociaciones es, cada día que pasa, más remota.
En el río revuelto de los sucesos, aparecen la confusión y el delirio en estos días oaxaqueños. La sociedad civil padece los estragos del conflicto. En el marasmo de declaraciones se ha manifestado, en emisiones de la radio y TV local, por ejemplo, que el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca, como otros espacios fundados y animados por el maestro Francisco Toledo, “han dejado de pertenecer al Pueblo, quedando en manos de una elite y que (en consecuencia) deberían ser tomados por el mismo pueblo.” Ante tales declaraciones, a todas luces inexactas, desinformadas y, sobre todo, malintencionadas, no queremos dejar de expresar nuestra preocupación y alarma.
Sin embargo, nos reconforta saber, al cierre de esta jornada, que en el periódico Noticias el APPO se deslinda de este tipo de infundios y amenazas. De cualquier modo, habrá que estar pendientes de los sucesos que, volvemos a insistir, han rebasado el control de las partes involucradas en el conflicto.
Como es del conocimiento de la opinión pública y de los medios, el IAGO, el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo, la Biblioteca, el Cineclub El Pochote, la Fonoteca Eduardo Mata, la Biblioteca para ciegos Jorge Luis Borges, son parte del patrimonio que el maestro Toledo, a través de una Asociación Civil, ha ofrecido a la comunidad oaxaqueña y a sus visitantes para su consulta, disfrute y aprovechamiento. Todos los recintos del IAGO son espacios culturales, públicos, plurales y gratuitos. En sus años de existencia, en ninguno ellos se ha limitado o prohibido el paso a cualquier persona que desee entrar a sus instalaciones.
En estos días difíciles, el IAGO y sus instituciones hermanas siguen confiando en que la solución del conflicto en Oaxaca se encuentra en el diálogo honesto, solidario y propositivo. Desde estos espacios públicos con vocación humanista convocamos, una vez más, a la serenidad y a la inteligencia, a la voluntad y generosidad de las partes para avanzar en la solución de la crisis.
Asimismo, solicitamos el apoyo, la simpatía y la complicidad a todas las personas informadas y de buena voluntad, para que estos centros culturales, como otros de nuestra ciudad, continúen siendo el espacio para la reunión solidaria, el puente para el tránsito plural y generoso, el recinto civilizado de cultura gratis para el pueblo que confiamos seguir compartiendo libre de todo saqueo, agresión o amenaza.

La Dirección del IAGO

 

Ciclo Literario.

El URL de este documento es http://www.cicloliterario.com/ciclo51agosto2006/peticionsolidaria.html