Más allá del entendimiento

Lorenzo León


 

Maurice Blanchot
La comunidad inconfesable
Arena Libros
2002

Maurice Blanchot escribió La comunidad inconfesable (1983), como respuesta a un artículo de Jean-Luc Nancy titulado  La comunidad desobrada. De esta palabra dice el traductor Isidro Herrera  (déssceuvrée):

 Si en la obra resalta el hacer o la actividad, donde queda subrayado el obrar o el hecho de que la obra ha sido obrada, con la desobra se tiene una especie de ahuecado o de vaciamiento tanto de la obra como de lo que obra en la obra, y con ello un verdadero negativo de la actividad, el cual por su misma pasividad –y de esa precisa negatividad se trata- consiste en no hacer nada. Pero eso es precisamente lo que significa désceuvrement: el estar de quien no hace nada, reñido permanentemente con el hacer siempre orientado a la obra.

Es importante retener este concepto (desobra) pues se va a tratar de ingresar a los territorios donde el entendimiento se suspende y donde priva lo inexpresable. Por eso el lenguaje de Blanchot y Nancy, Georges Bataille, por supuesto, a la cabeza y a quien en todo momento le reconocen su adelantada marcha, podría parecer muy oscuro pero es precisamente lo contrario, es una transparencia que invalida la referencialidad.

Yo lo he querido expresar en estos versos:

Aquí falta mi ausencia
Reclaman mi desaparición
Y ya ido
Aún
Limpiarán mi sombra

La falta y la ausencia son oposiciones en esta representación, cuando naturalmente serían sinónimos. De esta manera veo a estos autores ejercer un lenguaje poético pero con una finalidad filosófica. Son pensadores que, a través de la poeticidad, signan nudos de gran complejidad, como en este caso: la comunidad, lo comunitario, el comunismo.

Fotografia
Mario Cravo Neto / 1991

Dice Nancy en su postfacio a la obra de Maurice Blanchot, que su reflexión sobre la comunidad desobrada nació alrededor de 1983 en la revista Aléa . Y es interesante lo que dice sobre las revistas :

El tiempo de las revistas fundadas por una “ideología” nos parecía cerrado (con Tel quel y otras más). Es decir, las revistas también forman “comunidad”, sin que por eso sea empleada la palabra. Nuestro grupo, por lo demás variable, no producía comunidad.

Son autores del discurso del pensamiento. No son poetas ni escriben ficciones, aunque el soporte de su discurso son las obras o los textos artísticos donde identifican la suspensión y las potencias de lo inexpresable, como es el caso de Blanchot que comenta el relato “sin anécdotas” de Marguerite Duras, La enfermedad de la muerte, para bordar sobre las exigencias de amar.

Es evidentemente un “método”, que Georges Bataille define así:

 Es la invitación al coraje de ser, sin socorro, sin esperanza, en el movimiento feliz de un hombre que no cuenta con nada, salvo una audacia suspendida.

Entonces se trata de un análisis y problematización de lo que significan histórica, política, cultural e íntimamente las palabras: comunidad (europea), comunismo (real ) donde operan los fascismos, los totalitarismos, las clases, las masas, el pueblo, etc.

Nancy reflexiona, cuando trabaja en un curso sobre Bataille, en el concepto comunidad pero con la intención de escapar al fascismo, comunismo, individualismo demócrata o republicano, o sea a lo no ciudadano. Por eso se trata mejor de un concepto que ellos sitúan al centro de la intimidad (La comunidad de los amantes).

O sea una posición no directa o no exclusivamante política del problema.

No sabía Nancy y sus colegas cómo pensar este orden de lo real , digamos lo que asignan las palabras común, conjunto, numeroso.

Así, no debemos perder de vista en la lectura fascinante de estos autores, que están lejos de querer jugar o hacer metáforas con las palabras. Su concentración es definir, hacer discurso y hasta resolver nudos que lo histórico ha dejado como sedimento en las relaciones de significación (por eso Blanchot analizará lo que sucedió con la comunidad de mayo del 68).

Habla Nancy de una propuesta para un Centro de Investigaciones Filosóficas sobre lo Político: un concepto de “retirada de lo político” que aplicado a la comunidad daría testimonio de la imposibilidad de fundar una política sobre una comunidad bien comprendida así como de definir una comunidad a partir de una supuesta política verdadera o justa.

Bataille todo el tiempo –dice Nancy- no me había dado la posibilidad de acceder a una política inédita, al contrario, en más de un aspecto él había relegado la posibilidad política como tal.

Estos autores, sin dejar de imprimir un discurso de pensamiento, lo hacen sin ninguna obligación de fijar estrategias, visiones tácticas y todo lo que caracteriza a la sociología como lineamiento de la conducta social.

Los conceptos de estos pensadores no son políticos (soberanía, por ejemplo) sino ontológicos, estéticos o éticos. Así –dice Nancy- Bataille llegaba a considerar el vínculo fuerte (pasional o sagrado, íntimo) de la comunidad reservado a lo que él llamaba “comunidad de los amantes”.

De esta manera Nancy reconoce un aspecto del acta que toda la época comenzaba a levantar oscuramente: un desparejamiento de la política y del ser-en-común.

Nancy analiza un presupuesto de la comunidad como una unidad realizada (intimidad intensa) que son los amantes. “Comunidad de los que no tienen comunidad”. La comunidad se alcanza en el amor o se renuncia a ella en la sociedad.

Así, era necesario recalificar aquella región del hombre o del ser. Calificarla de otro modo (o sea, no político). La instancia de lo “común”, pero también su enigma o su dificultad.

Nancy dice que en esa respuesta a su trabajo Blanchot designa un secreto que ni él mismo elucida: lo inconfesable –escribe Blanchot- de una muerte dada por amor, de un amor dado en la muerte (y eso mismo no es confesable ni siquiera cuando es dicho).

Hasta aquí estaríamos experimentado la comunidad desobrada. Actas de esta intimidad que no es conceptual como discurso de pensamiento sino vivencial, como acta y testimonio de la imposibilidad y la máquina de guerra contra lo social. Es un intento de exponer y no abrir; es un secreto.

 

Ciclo Literario.

El URL de este documento es http://www.cicloliterario.com/ciclo47abril2006/masalla.html