Canetti

(Una Ficha Pendiente)
Marie Claire Figueroa


 

Elías Canetti nació en Bulgaria en 1905. Descendiente de los judíos expulsados de España en 1492, su lengua materna fue el ladino de la raza sefardí. Pasa los primeros años de su infancia en Rustchuk, pequeña ciudad en la frontera de Oriente y Occidente en donde, escribió alguna vez, podía escucharse de siete a ocho lenguas en un solo día. En 1911, parte con su familia para Inglaterra, pero su padre muere súbitamente y regresan sobre el Continente. Canetti pasa la Primera Guerra Mundial en Zürich, Suiza, luego se va a estudiar a Francfurt, Alemania, y finalmente a la Universidad de Viena en donde recibe el doctorado en filosofía. Se casa en 1935 con la escritora Venetia Taubner-Calderon (Veza), y en 1938, después del Anschluss, ambos salen de Viena para refugiarse en Inglaterra.

           

           

            Aunque vivió allí la mayor parte de su vida, adoptó el alemán como lengua literaria, como la lengua en la que podía escribir sus páginas más íntimas, sus pensamientos más profundos. A pesar de haberse adaptado completamente a Inglaterra, admitía su independencia con respecto al inglés: “Amo el lugar donde vivo más que cualquier otro. Me resulta tan familiar como si hubiese nacido aquí. A fuerza de ser un eterno extranjero, soy el más auténtico de sus habitantes. El divorcio entre esta patria y mi soliloquio es perfecto”.
            Canetti empezó escribiendo obras de teatro de difícil aceptación escénica; la más importante, La boda (Hochzeit, 1932), se hizo notar por una gran exuberancia de expresión. De 1935 es su gran novela Auto da fe (Die Blendung). Los ensayos más destacados entre sus obras teóricas y críticas incluyen Masa y poder, vertiente filosófica de su obra y El otro proceso, sobresaliente comentario a las cartas escritas por Kafka a su novia Felice Bauer.
            El autor publicó también algunas vividísimas estampas de viajes, una de las más conocidas es, sin lugar a dudas, Las voces de Marrakesch (Die Stimmen  von Marrakesch, 1968) y una selección de sus cuadernos de apuntes La provincia del hombre (Die Provinz des Menschen, 1973), mezcla de diario, notas y aforismos, gran realización del género. Sus últimas obras, una serie de memorias, La lengua absuelta (Die gerettete Zunge, 1977), La antorcha al oído (Die Fackel im Ohr, 1980) y El juego de ojos (Das Augenspiel, 1985), recibieron también una excelente acogida.
            Elías Canetti falleció en agosto de 1994 y no será hasta el año 2024 que podremos, según dispuso el escritor,  acceder a sus archivos personales. La obra literaria de su esposa Veza fue publicada en el año 2000 por la casa editorial Muchnik, sesenta años después de sus primeros escritos; ella había muerto en 1963, posiblemente por suicidio. Vivió siempre a la sombra de su esposo y éste, pocos meses antes de morir, destruyó la correspondencia que había sostenido con ella.

Para terminar, anotamos unos apuntes entresacados de sus cuadernos: “Por lo que se refiere a las multitudes, no tengo los prejuicios de antes: no son ni buenos ni malos, sencillamente están allí, eso es todo… Para mí el poder es todavía el mal absoluto…” (El poder de las palabras).

 

 

Ciclo Literario.

El URL de este documento es http://www.cicloliterario.com/ciclo47abril2006/cannetti.html