La Experiencia de la Meditación

 


 

El amor, la meditación, la muerte, todos ellos ocurren en el presente. Por eso si tienes miedo a la muerte no puedes amar. Si te asusta el amor, no puedes meditar. Si tienes miedo a la meditación, tu vida será inútil. Inútil no hace referencia a algún propósito, sino a que nunca podrás sentir ninguna dicha en ella. Será una futilidad*

 La meditación es un estado interno en el que, de hecho, todas las creencias, las doctrinas y las respuestas prefabricadas desaparecen, dejando sólo la consciencia pura y libre de pensamientos, que puede percibir la realidad directamente, tal como es.
         La meditación no es un problema filosófico, doctrinario o intelectual; es una experiencia como el amor: para conocer el amor uno tendrá que estar poseído, vivirlo y transformarse en él. Eso es peligroso, porque no seguirás siendo el mismo. La experiencia te va a cambiar. En cuanto entras en el amor, entras en una persona diferente. Y cuando salgas no podrás reconocer tu viejo rostro; no te pertenecerá. Ahora hay una fisura, el hombre de antes ha muerto y ha llegado el hombre nuevo. Es un renacimiento. Con la experiencia de la meditación también te transformas.

Andres Serrano

¿Cuál es la diferencia con la oración? La oración se dirige a un Dios externo, busca el cielo, la eternidad, la meditación es puro silencio, La religión requiere a quien adorar y a quien temer. El meditador no tiene objeto alguno. Meditación no significa meditar sobre algo, pero no existe en el español, ni en el inglés (meditation –reflexionar sobre algo) una palabra equivalente. Tampoco es sinónimo de contemplación. Meditación quiere decir ser meditativo, estar en silencio, tranquilo, sin ningún pensamiento en la mente. Meditación es una consciencia pura, un espejo que no refleja nada.
         Osho, quien nos trae ciento doce técnicas de este saber milenario al momento presente apremia a los interesados en experimentar con cada una de ellas: “juega con cada técnica de meditación durante tres días”, sugiere. Y cuando pruebes una técnica y realmente te va, es decir que disfrutes y que parezca aportar algo nuevo y fresco a tu vida, entonces puedes explorarla con mayor profundidad y luego experimentar con otras.

Las técnicas de meditación son como mapas, como fórmulas científicas para experimentar, no para estudiarlas, sino para usarlas en el propio espacio interno de cada uno, pero no son la meditación en sí. La meditación es lo que puede suceder como resultado del experimento.
¿Quiénes pueden meditar? No hay condiciones, de moralidad, de salud o de creencia. La meditación es medicinal para el cuerpo, para el alma, para el espíritu, para las relaciones con los demás; es el camino para la autorrealización; para alcanzar la paz, el amor y la armonía con el Universo.
¿Cómo sé si la técnica de meditación es adecuada para mí?
Estate atento:
En primer lugar empiezas a sentir una identidad diferente dentro de ti. Ya no eres el mismo. Si eres un marido, ya no eres el mismo marido, si eres una esposa te sientes diferente, si eres un empleado o lo que seas, eres una persona diferente. Miras el mundo de manera diferente.
En segundo lugar, todo lo que crea tensiones, estrés, ansiedades, conflictos, empieza a disminuir inmediatamente. Notas que llega a ti una vitalidad; te estás descargando. Entre las dos fuerzas, la gravedad, hacia abajo y la gracia, hacia arriba, sientes que esta última te jala, que tienes menos peso.
En tercer lugar, cualquier cosa que hagas ahora, sea lo que sea, independientemente de lo trivial que sea, será diferente. Andarás de manera diferente, comerás de manera diferente. Esta diferencia la notarás en todas partes y quizá te asustes y quieras volver a ser otra vez el mismo. Era un mundo rutinario y aburrido, pero eras eficiente en él.

Ahora sentirás que tu utilidad se ha reducido, que eres un extraño en todas partes. Hay que pasar por este periodo. Volverás a adaptarte. Tú has cambiado, no el mundo, así que encajarás.
Te sentirás igual que cuando un chico crece y se vuelve sexualmente maduro: ha aparecido una nueva fuerza, o ahí estaba, pero escondida. Con la meditación una nueva fuente de energía se vuelve disponible, y es más grande que el sexo.
La oración te da consuelo, la psicología te hace más adaptado a las normas de la sociedad y la familia. La meditación es una ciencia. No te va a ayudar a adaptarte, te va ayudar a transformarte. Vendrá el silencio, pero no como una adaptación, sino como un florecimiento interno.
La meditación hará que tomes conciencia de todo lo que eres: tu anarquía, tu mente, tus deseos, tus miedos, todo saldrá a la luz. Cuando una técnica de meditación es adecuada para ti, es como si de pronto hay luz y toda tu confusión se vuelve visible.
Al meditar te encontrarás contigo mismo tal como eres y quizá te gustará apagar la luz y volverte a dormir. Aquí es cuando un guía es útil al decirte: “no tengas miedo, esto es sólo al principio y cada vez habrá más luz”.


Recopilación: Ma. Elena García. * Osho, El libro de los Secretos, Gaia Ediciones, Argentina 1999. Comentario místico contemporáneo del Vigyan Bhairav Tantra, Shiva, de 5 mil años de antigüedad y cuya traducción literal sería Técnicas para ir más allá de la consciencia. Estos 112 métodos de meditación incluyen todas las posibilidades, antiguas y modernas para limpiar y transformar la mente.

 

 

 

Ciclo Literario.

El URL de este documento es http://www.cicloliterario.com/ciclo44enero2006/laexperiencia.html