Iniciación y escritura

Cátedra de Gerardo Paihlé

 


 

A Paulo de Cohellos no lo consideran escritor en su país porque se dedica a escribir sobre el ser humano trascendental, y en cambio al presidente de Francia lo condecoran en nombre de la Academia de Letras como miembro de honor.

Esa dualidad, esa fragmentación, la podemos explicar a partir del estudio de los hemisferios cerebrales. El hemisferio izquierdo es el desarrollo del tiempo lineal, el lenguaje de comunicación a través de la escritura, de la palabra en el tiempo. En cambio el hemisferio derecho desarrolla la concepción del tiempo circular, los ritmos de la vida.

El hemisferio izquierdo desarrolla la comprensión de la realidad objetiva y el hemisferio derecho la comprensión de la realidad subjetiva. Por eso quien maneja el lenguaje simbólico, lo hace a través del lado derecho: las imágenes, lo femenino, el tiempo circular; todo a la vez, la totalidad, el cero donde está contenido todo.

El símbolo de los mandalas circulares nos permite la comprensión de la totalidad. La serpiente comiéndose la cola.

En cambio el hemisferio izquierdo es la agonía del tiempo y el espacio. Qué va a pasar dentro de un momento, dentro de un día. No sabemos qué va a pasar. Es el tiempo lineal. El cuerpo y la mente están más asociados al tiempo lineal. La civilización vive la angustia de superar el miedo a la muerte, de tener y no ser. Porque el ser es la totalidad, somos.

Símbolo viene de la raíz alemana symbil que es el sentido de una imagen. Es interesante comprender la traducción de símbolo. Le damos sentido a una imagen que es completa en sí.

La mujer tiende más a la conciencia de ser  y potencia todas sus posibilidades. Tiene un hijo sin problemas. No se pregunta qué va a pasar, cómo lo va a alimentar. Sabe internamente que va a cumplir un ciclo de vida. En cambio el hombre se angustia: qué va a pasar, no voy a tener dinero para mantenerlo, se dice.

El estudio del ser humano trascendental incluye la integración de los dos hemisferios. Porque cuando estamos unidos a la madre por el vientre materno, comemos y nos alimentamos de oxigeno y de alimento juntos. Pero después, cuándo nacemos, cuando nos cortan el cordón umbilical, qué sucede, tenemos que respirar y comer. El aprendizaje primero es que tenemos que respirar, pero no junto a la comida, porque si no nos ahogamos.
 
Ahí tenemos la primera memoria de ahogo, de lo que quiero tomar y no puedo tomar porque no puedo respirar. Si tomo no respiro y así viene esa agonía entre los opuestos.

Roland y Sabrina Michaud/ Ascete jain

Nuestra civilización desarrolla más el hemisferio izquierdo, cuerpo y mente, y el Oriente desarrolló más el hemisferio derecho, energía, símbolos y comprensión totalizadora en el tiempo circular.

Tenemos las dos visiones de la vida, lo femenino y lo masculino, Oriente y Occidente. Entonces surge una literatura hacia el hemisferio derecho y una literatura hacia el hemisferio izquierdo.

Por ejemplo, Ernesto Sábato es una visión del hemisferio derecho de la vida.  Su libro Sobre Héroes y Tumbas, dentro del proceso histórico que va narrando, junta la época de la independencia argentina con el presente. Arma también un Informe sobre Ciegos que es totalmente hemisferio derecho. Incluye los tres tiempos a la vez. Eso es lo fascinante de este escritor, que no sabes dónde estás. Presente, pasado y futuro están integrados en el mismo momento.

A Sábato lo criticaban porque no era un comprometido social con lo que escribía sino que trabajaba sobre el alma de la persona. ¿Qué es el alma?, el conjunto de experiencias. El conjunto de experiencias que guardamos en el alma está en el presente. Lavalle, personaje de Héroes y Tumbas, está reconstruyendo su éxodo personal, su búsqueda de liberación o de escape a través del pasado, pero su alma está aquí, reactualizándose en el presente.

En cambio para el hemisferio izquierdo, para la objetividad, la razón, lo lógico, no existe el alma. Seguramente para los racionalistas, también escritores, no existe el alma, simplemente la mente.
Los psicólogos estudian la mente, pero recién ahora están abocándose al alma; los psiquiatras menos. Estamos en una época donde todas las materias, por ejemplo la economía, están descubriendo que se necesita desarrollar el hemisferio derecho a través de la ecología, que es la comprensión totalizadora de los recursos materiales y humanos, por dar otro ejemplo. En cambio la economía es la visión objetiva, racionalista de los recursos.
 
Espíritu viene de Spellium, que es espiral, el ritmo de la vida. El ADN está constituido por dos cadenas en espirales, el universo está constituido en espiral. La existencia es el orden en espiral. La vida es el orden espiral de la existencia, llamado Kosmos que en griego representa orden, orden en espiral de la vida, que integra justamente la dualidad: la nada, el todo, el infinito, el círculo. En matemáticas multiplicamos la nada o el cero por el infinito. ¿Y qué nos da? Cero por infinito. Uno. Simbólica y matemáticamente se representa la creación y el orden del universo. Cuando la nada (que es lo femenino, la matriz cósmica, el caos primordial) y el Infinito (que es el espacio en el tiempo, el ritmo circular, como un ocho, siempre vuelve a lo mismo.) se juntan ¿Qué nos da? La unidad, la manifestación. Por eso el Mandala de los taoístas que simboliza la creación es el Ying y el Yang. El símbolo del infinito dentro del espacio, dentro del vacío. El Ying y el Yang dentro del Tao. Tao es la existencia eterna. La conciencia de unidad integrando los opuestos.

¿Qué nos permite unir lo derecho y lo izquierdo? ¿Qué nos permite caminar? La primera iluminación fue caminar. La conciencia de equilibrio, de centro, desde la base de la columna. Quien no tiene conciencia de equilibrio, se cae. Y en el alma están guardadas las experiencias de caída, es el miedo a caer. Una persona tiene más miedo, más se cae porque está actualizando su miedo. ¿Entonces qué necesitamos? Desde la conciencia, seguridad interna, desde la base de la columna manejar las memorias del alma y poder pasar por una cornisa y no caer, porque si tocamos el miedo nos caemos. El avance es seguridad, quien se queda paralizado, tiene miedo. La conciencia trascendente es la seguridad de vivir el destino, buscar la experiencia.

El ser humano se queda en el mundo somático, sufriendo el desequilibrio físico o en el mundo del alma sufriendo por el pasado, por las experiencias que tiene ya grabadas por el pasado. Por eso los griegos decían, somos: Soma, Psique y Pneuma.

Una escritura somática es una escritura en relación con el cuerpo, con la materia. Relatar o escribir simplemente en relación con el mundo materialista en que vivimos.

Pero si ponemos el alma, estamos dando vida.

Somos seres humanos, somos seres en la eternidad. Tenemos tres cuerpos: el soma, el alma y la conciencia. En la medida en que estemos más sometidos por el instinto físico, por la materialización, vamos a desarrollar ciencia y tecnología materialista, más si estamos en relación con el alma, vamos a ir desarrollando tecnologías del alma, que a nivel de la escritura es el símbolo. La imagen simbólica. Por ejemplo el maestro Jesús hablaba en parábolas. Detrás de las palabras había un significado. La tecnología del alma se basa en el manejo de la energía a través de los símbolos. Por ejemplo un chaman navajo le dice a la persona que tiene algún problema que se los relate mientras él dibuja en distintos colores de arenas, que representan justamente su psiquis, su problemática. Los rojos: los miedos, los amarillos su problemática del hacer, los verdes su relación con la vida, con el tiempo y espacio. Está ordenando a través de los colores su vida. Eso es una tecnología del alma. En cambio la alopatía es una tecnología de la materia. Dar químicos a la persona para reponer sus carencias físicas. El manejo de los colores es una tecnología psíquica.

La serpiente es astuta, es hemisferio izquierdo, pero con alas de una mariposa trasciende. Es simbología de integración de los opuestos. El hombre y la mujer unidos para alcanzar la iluminación, no separados. Oriente separa al hombre y a la mujer, Occidente separa al hombre y la mujer. En cambio en las tradiciones iniciáticas que vienen de iniciación, de constante recreación, del ser y lo humano, está unido el hombre y la mujer, no están separados. Por eso iniciación es unión. De lo contrario estamos siempre confrontando, separando, polarizando.  Dinergía es unión de opuestos. Por eso la conciencia dinérgica de la vida es la conciencia de integración de los opuestos, luz oscuridad, femenino, masculino, día y noche.

Nuestra misión como seres humanos a través de la conciencia enlaza el ser y lo humano, nuestro propósito de existencia es ser humano, unir la conciencia trascendente, inmanente, con la conciencia objetiva de la vida que nos toca vivir. En la medida que un escritor integre cielo y tierra, el ser y lo humano, el hemisferio derecho e izquierdo va a ser creador, si no es imitador. No puede crear. Y el hemisferio derecho es potencialmente creador, pero necesita la literatura, la letra, la escritura para pasar de esa comprensión de la totalidad a la realidad del tiempo y el espacio.

Entonces es una agonía, cuando yo escribía era una agonía lo que yo experimentaba. El hemisferio derecho, al quererlo escribir, no podía expresar la totalidad. En el hemisferio derecho está todo lo posible, que una biblioteca jamás podría abarcar.

La cultura primera es la supervivencia, el primer centro de energía va a ser la columna, sobrevivir a toda costa. El segundo nivel de evolución de la humanidad es a través de la psiquis, por eso a través de las imágenes los hombres cazaban. Primero dibujaban el animal para que psíquicamente estuviera desarrollada la cacería y cuando iban a cazar ya lo tenían muerto al animal, pero antes lo imaginaban. Lo ponían en imagen. Lo que ahora se llama visualización creativa. Visualiza previamente lo que quieres conseguir y lo consigues. La psiquis tiene su poder, la imagen tiene su poder. La máscara tiene su poder. Se ponían máscaras para a través de ellas poder asustar. Cuando empieza el hombre a utilizar la psquis, la imaginación, entonces empieza a enmascararse. Desarrolla los totems y las máscaras. Surgen los nueve gritos de animales, un orden, que va del primero al noveno grito que representaba la comunicación, el lenguaje, el segundo nivel, empezamos a comunicarnos a través de los gritos. ¿Y el décimo grito qué representa? Es el silencio, la h, la h es muy poderosa porque representa el poder del silencio. El sacerdote se da cuenta que comienza a tener manejo del poder del silencio. Hhh. Esa es la h, el aliento. La no expresión, había un poder en la no expresión. . Hel. Dios. Hel. El poder supremo.  El sacerdote viene a expresar a través del aliento el poder supremo y todos reverencian ese poder supremo. Fíjense cómo cambia. Yo tengo un palo pero ahora el sacerdote tiene más poder que el que tiene fuerza porque es intermediario del poder supremo. Del Hel, de la respiración, del aliento divino. Entonces los gritos de animales ya no servían. Tanto poder como el hel, el hhhh, el que manejaba el poder del soplo divino. Es allí donde apareció el oficio del sacerdote. De puente, de pontífice. Crear puente entre lo humano y lo sagrado. ¿Y eso quien lo tenía principalmente? La mujer. Las mujeres fueron las primeras sacerdotisas. El poder de lo sagrado a través del aliento de vida. Ahora vean a un chaman de campo y le hace hhh, el aliento, todo eso tiene un símbolo.

A través de la comprensión del ser y lo humano, a través de la conciencia de lo sagrado, de la tecnología de lo sagrado, en la integración de los dos hemisferios cerebrales, podemos ir encontrando un centro mejor de donde estamos.

La pregunta es iniciación. El que está iniciándose en el proceso de la vida. La mente no pregunta porque está atada al pasado. Quien está abierto a la continuidad del presente pregunta. El presente es iniciación, es aquí y ahora. La mente es pasado  y futuro. La iniciación es el continuo presente. Quien pregunta está iniciándose en el presente. Recreándose en el presente. No está condicionado por el pasado, porque sabe o porque no sabe. La diferencia entre la mente y la conciencia es que el que pregunta está en la conciencia. El que no pregunta está en la mente.

Lo que ahora se llama medicinas alternativas es porque estamos desarrollando otra vez el hemisferio derecho.

¿El amor qué es? Es el vacío que absorbe, es el cero que absorbe para dentro. El vacío que absorbe es amor. Es lo “mío” , lo femenino. Y el otro lado es el infinito, el tiempo. Es lo masculino que busca nuevas experiencias. Hacia fuera. Aquí unimos lo femenino que es fuerza centrípeta y lo masculino que es fuerza centrífuga. Cuando hablamos de lo espiritual es yo integro, tomo, absorbo, ingiero, miro, inhalo y también exhalo, la libertad. En el corazón se da el centro del amor y la libertad.
 
Cuando uno ama sin libertad esclaviza, cuando uno quiere liberar destruye las formas. Una revolución no puede liberar sin destruir las formas. Porque las formas están atadas al pasado. La libertad sin amor es destructiva. Por eso necesitamos unir el amor y la libertad. Somos espirituales cuando amamos en libertad.

Los llamados intelectuales atrofian a su cuerpo físico, beben, fuman, se drogan, etc. Esto disocia la mente con el cuerpo. Lo que hagamos al cuerpo lo hacemos a la mente. Si destruimos el cuerpo estamos destruyendo la mente.

Necesitamos partir de una autodisciplina psicofísica, en la cual el cuerpo, la mente y la psquis estén integrados. La Universidad nos lleva simplemente a la mente, el conocimiento objetivo, racional, separado del cuerpo físico. Y eso es terrible. Dar materias, estudiar, disociado con el cuerpo, con el ritmo, no hay ritmo. 24 horas estudiando para un examen. Fumando, estimulándonos para poder rendir y eso incluye el cuerpo y la mente. Entonces necesitamos dar un orden de vida completo, totalizador.

La iglesia tiene todavía a la meditación como técnica satánica. La Iglesia católica todavía está desarrollándose en el hemisferio izquierdo.

Estamos en sugerir o estimular en la formación de una escuela de escritores desde el centro de la conciencia, en una integración de los opuestos.

Qué es un escritor. Qué es un iniciado. El iniciado nos da la conciencia de la realidad que nos toca vivir. Nos pone en el camino de la verdad. El escritor nos pone en una verdad ficticia. Una verdad imaginaria. O adapta la realidad para hacernos creer una realidad que no es.

 

 

Ciclo Literario.

El URL de este documento es http://www.cicloliterario.com/ciclo36mayo2005/iniciacionyescritura.html