Xalapa Ciudad sustentable para siglo XXI

Joel Olivares Ruiz


Este siglo nos depara un nuevo paradigma que se ha venido gestando desde los años 60s con las propuestas humanistas en Arquitectura y Urbanismo del Team10 frente al CIAM de Le Corbusier.

La historia pareciera anecdótica pues Le Corbusier era, dentro de su carácter de genio, muy escéptico para liderar o pertenecer a grupos, por lo que su participación en el CIAM fue más bien ingenuamente comercial, para promover la arquitectura como diseño urbano con sus propuestas de la ciudad moderna. Estas, al ser rebatidas, ocasionó el abandono de uno de los principales urbanistas del moderno, aunque pudo aterrizar su modelo en Chandigard India y por extensión en Brasilia, capital de Brasil.

Las interpretaciones de los seguidores Le Corbusianos crearon el paradigama del moderno, que en Europa sirvió para reconstruir las ciudades de la guerra, en México en cambio sirvió para entrar a la modernidad, para destruir las ciudades neoclásicas y romper los límites del crecimiento bajo la idea utópica social de que cada familia tenga una casa. El concepto de urbanizar se ha convertido desde entonces en pavimentar el territorio agrícola y construir miles de casas como ciudades dormitorio cada vez mas lejos de los centros de trabajo. La organización de la ciudad en esta era resulta desastrosa, porque no elige un modelo para crecer, sino que se deja al azar su desarrollo sea por las hipotecarias, de manera particular con recursos propios y hasta las lotificaciones hormiga ilegales, lo que crea siempre rezagos de infraestructura, por lo que los gobiernos municipales en su corta administración de 3 o 4 años, sólo van cubriendo emergencias.


El discurso social utópico del Moderno, enfatizado al derecho humano, que cada habitante tenga su propia casa, ha desbordado las ciudades, el actual negocio de los bancos de invertir en hipotecas en lugar de la producción crea burbujas económicas con devaluaciones, rescates bancarios, pérdida del empleo y de la vivienda.


La ciudad en estos términos parece como problema insoluble, en principio por la seguridad, el transporte y las comunicaciones, de los servicios básicos, principalmente el agua y la basura. Y todo esto se resuelve con Diseño.

Crecimiento de la ciudad de Xalapa
con una prosprectiva a 50 años.

Lo cuestionable del caso es que pasan administraciones municipales sin ver el panorama del futuro de la ciudad, sólo en el tramo que les toca, todo esto sin tener un Gran Plan Municipal de Desarrollo Prospéctico con un modelo para siglo XXI.


Sin embargo Xalapa en particular cuenta con un enorme potencial para acercarse a un Modelo Sustentable por la ubicación geográfica en la que se encuentra, entre la sabana y el inicio del bosque de niebla. Pero sobre todo por la cantidad de agua que pasa por su territorio en manantiales, riachuelos y lagunas. El clima con una media de 22º C y el tipo de suelo fértil aun con producción de café, cuenta con los elementos naturales para producir alimento que ahora se trae de lejos.


Un Modelo Sustentable  Municipal es aquel que administra la legalidad promoviendo las iniciativas para alcanzar la protección del agua, el aire, la vegetación,  para hacer los desiertos oasis y no viceversa. Hay Modelos Sustentables de ciudades mexicanas y extranjeras que han logrado, si no de manera integral, si puntualmente, éxito en este enfoque.


Organización del transporte publico


Una de ellas es Curitiba Brasil capital de la provincia de Paraná, muy similar geográficamente a Xalapa, clima semitropical húmedo y bosque de niebla. En los años 70s, bajo la propuesta del arquitecto Jaime Learn de no solo prever el crecimiento de la ciudad, sino de potenciarlo, de 500 mil habitantes a 2 millones en 30 años se crea un plan radial de cuatro grandes avenidas de 80 metros de ancho fuera de la ciudad como crecimiento donde se canalizan los servicios urbanos de transporte, lo que ahora se llama flamantemente metrobus, instalando andenes y dejando el carril exclusivamente para el transporte público. Bajo este proyecto de Diseño Urbano Sustentable se negoció con las empresas de transporte colectivo organizándolos en una única sociedad con el fin de optimizar las rutas, programar los tiempos y que funcionara como solo un sistema, dejando a las empresas privadas la inversión y control administrativo, apoyando con préstamos, reducción de impuestos, adquisición de equipo para la renovación de las unidades y la introducción de unidades nuevas más grandes y con sistemas de puertas corredizas para ahorrar el tiempo en el ascenso y descenso de pasajeros, en el andén ya con boleto pagado. Ganaron los propietarios pues evolucionó su empresa a un sistema capitalista de acciones, a ellos ya no les importó donde estaba su unidad, ni pelearse entre si por la ruta con otras unidades, ni las broncas laborales, accidentes o el mantenimiento para no contaminar el aire. Es una pena que en Xalapa existan tantas empresas, parece ser algunas piratas y que impunemente contaminan el aire en las calles del centro de la ciudad.


En el COP 16 presentamos una aplicación de este modelo prospéctico de Curitiba para Xalapa, en una época de grandes inundaciones en Xalapa y Veracruz. Paradójicamente Xalapa carece de agua potable pues los ríos cercanos están contaminados y los manantiales y lagunas no se usan. Hacer pantanos en la orografía de Xalapa es muy fácil protegiendo los veneros que los alimenten y canalizando el agua de lluvia, sería imprescindible para poseer agua suficiente para uso humano y la agricultura.


Está claro que ninguna administración municipal, por más rica que sea, puede asumir los costos de infraestructura con una visión a un futuro. Se requiere de la inversión privada en proyectos compartidos. La función de un gobierno es estimular la inversión con sentido social, no paliar los problemas regalando despensas para promover el voto.

   Pero hace falta un Plan con visión sustentable con los recursos naturales que tiene Xalapa, tener lagos y humedales, hortalizas y huertos familiares, separación y reciclaje de basura, movilidad peatonal y ciclista, transporte público sustentable económico y libre de contaminación, que haga innecesario o limite el trasporte privado. El futuro para Xalapa no es nada prometedor si no se toman las medidas necesarias para evitar el colapso, hoy ya nos acostumbramos al alto costo del agua, mañana vamos a pagar por el aire y lo que es lo peor, por el alto costo de la insuficiente comida.

 

 

Ciclo Literario.