La tercera mano

Bernard Pozier
Traducción del francés Ana Cristina Zúñiga


Nacido en Trois-Rivières, Quebec, en 1955, Bernard Pozier es poeta, director literario de la editorial Écrits des Forges y vicepresidente de la Casa de Poesía de Montréal. Sus libros los más recientes son Naître et vivre et mourir, Carnets de México, Biens et maux, Agonique agenda, Post-scriptum y Le temps bouge la Terre passe. En el 2012 recibió un Reconocimiento y la medalla del estado de Aguascalientes durante el XIV Encuentro de Poetas del Mundo Latino, por su labor en la traducción y difusión de la poesía mexicana en Quebec y en el 2013 recibió el primer Premio de Calaveritas del ConTsulado de México en Montreal.

 

La tercera mano

Un poeta debería tener una tercera mano

Primero para escribir a la manera antigua

Una para tener sus hojas o su cuaderno

La otra para su lápiz o su pluma

O bien a la manera moderna

Las dos manos sobre el teclado

Y sin embargo una tercera mano

Para su borrador su café su vaso o su cigarro

Un poeta debería tener una tercera mano

Para los cocktails los lanzamientos y las fiestas

El pobre debe tener su vaso su plato su servilleta

Tomar y comer al mismo tiempo

Y bien le haría falta una tercera

Para entrar en contacto con los otros poetas

Y la gente del público

Para firmar autógrafos

Hacer dedicatorias

Y para darla a los otros

Un poeta debería tener una tercera mano

En las lecturas públicas

Para tener su libro o sus hojas

Voltear las páginas

Algunas veces a pesar del viento

Para sostener el micrófono

Y algunas veces también la luz

Sobre todo si sus poemas son muy oscuros

 

 

Ciclo Literario.