Desde las ciudades más antiguas de la tierra

Carmen Gómez Calvo


Comentarios sobre el viaje
Consumo de Qat. El qat es una planta originaria de Etiopia, es un narcótico liviano derivado de la anfetamina cuyo consumo ha ido aumentando, el 70% de la población es adicta a este estimulante. Disminuye el apetito y crea dependencia. El consumo consiste en mascar hojas durante horas, tragando la saliva (tarda unas tres horas en hacer efecto). Su cultivo cada vez mayor ha ido sustituyendo al café y cereales. Es ilegal en muchos países, pasándose de contrabando a Arabia Saudí. Un país que depende de una droga como el qat que se vende diariamente en todos los mercados, no puede nunca salir adelante, a pesar de la riqueza interior que tiene.

Ramadán. Todo el viaje transcurrió durante el Ramadán. Desde que amanece hasta que anoche las personas no comen ni beben. Nosotros paracomer nos teníamos que esconder fuera de las ciudades. A la puesta de sol y después de las oraciones comen y salen a las calles con júbilo
como si fuera una explosión de fiesta y algarabía, los mercados tienen mucha animación y la jornada se puede prolongar hasta las dos o tres de la madrugada. Durante el día todo está cerrado, incluso muchos museos y restaurantes.
Suciedad. Se arroja toda la basura a las calles, las afueras de las ciudades parecen cultivos de
bolsas de plástico. Arquitectura. La arquitectura es una auténtica maravilla desde las casas de barro y adobe del Valle de Hahdramut hasta las casas de piedra de los pueblos de montaña. Y por supuesto las casas de cuento de Sana´a.

Seguridad. No hay delincuencia común en las calles. Otro tema es el de los secuestros a turistas, como estrategia de presión y demostración de fuerza de las tribus sobre el gobierno.

Cultivos. Los cultivos en bancales por las montañas es algo espectacular que no tiene nada que envidiar a los de Indonesia. Como cereales cultivan sorgo y mijo, extendiéndose cada vez más el cultivo del qat que se ha ido comiendo al café.

Los pueblos atalaya. La construcción de estos poblados en lo alto de las montañas es impresionante, parece imposible que en rocas tan escarpadas se pueda asentar una población, esto lo hicieron los yemenitas como sistema de defensa frente a los turcos y otomanos.

Actualidad política. En 2011, tras las protestas acontecidas en todo el mundo árabe, los ciudadanos yemenitas se han rebelado contra el régimen presidencialista de Ali Abdullah Saleh, provocando su dimisión.

Las mujeres. Van tapadas de arriba abajo, con su vestimenta negra djilbab que sólo deja entrever sus ojos. Es algo a lo que no te acostumbras por mucho tiempo que estés allí. En algunas zonas cambia la indumentaria, en Hadrahmut las mujeres más mayores llevan vestidos con estampado de color, aunque lo realmente moderno es ir de negro al estilo saudí. En las ciudades más ricas como Sana´a o Adén los tejidos son de seda y gasa y algunos con bordados de lentejuelas, las mujeres más jóvenes llevan vaqueros y ropa más moderna debajo, miran a la mujer occidental con descaro y les gusta hablar con nosotras. Les encanta la lencería, los vestidos lujosos (que solo lucen en casa en la intimidad) y las joyas de oro. Se pueden ver muchas tiendas de estos artículos en las grandes ciudades 5 Sesión de qat en una funduq de Manakha. Mascan hojas de qat durante horas, tragando la saliva.
6 Mujeres "fantasmas" en un wadi o cauce seco de un río en el valle de Hadrahmut.

TEXTO Y FOTOGRAFÍAS DE CARMEN GÓMEZ CALVO

 

 

 

Ciclo Literario.