Lo femenino

Roberto Appratto


Fotografía
David Seymour / 1955

------------------------------------------------------

La manera de lidiar con los objetos,
con movimientos bruscos y delicados a la vez,
concentrada en eso: es cosa suya, el tiempo que le lleve.
La respiración breve, que se nota en el silencio
como si acompañara lo que pasa y lo situara
en su pensamiento. Los gestos de preocupación,
cuando frunce apenas el ceño contra el lunar,
desde una apariencia desvalida, o mira de golpe
para marcar que se dio cuenta.
El sonido de sus pasos, el giro de su cuerpo
para ponerse cómoda, cuando las manitas
se posan sobre mi cabeza y se mueven apenas.
El tono de su voz para decir un discurso largo,
o si se ríe, y vuelve a mirarme. Aparte
del uso habitual de diminutivos, que confirma
su dominio sobre el mundo como una
vibración de sí misma, inteligente 
al calor de su piel. De ahí lo femenino,
fuerte, conmovedor
hasta perder la voz.
Todo eso hace pensar en el infinito
tal como puede verse desde acá,
de tardecita.

 

Roberto Appratto (Montevideo, Uruguay, 1950). Es profesor de literatura, de teoría literaria y de narración creativa. Ha publicado los poemarios Bien mirada, Velocidad controlada, Mirada circunstancial a un cielo sin nubes, Cuerpos en pose y Levemente ondulado. Y las novelas Íntima, Bárbara, La brisa, Se hizo de noche y 18 y Yaguarón. Es crítico literario de El País cultural.

 

 

 

Ciclo Literario.