La alegría de la cultura

Conversación con Javier Duarte, gobernador del estado de Veracruz


¿Mi definición de cultura? Repite Javier Duarte la pregunta, y sonríe: “La alegría de un pueblo”.
En un breve intercambio de reflexiones, el nuevo gobernador de Veracruz adelanta: Las propuestas de mi gobierno en el tema cultural surgirán de los foros convocados para definir (en el Plan Veracruzano de Desarrollo) , los vértices en que guiaremos nuestros esfuerzos en este estado enorme y potencial; necesitamos escuchar todas las voces que significan en el orden del pensamiento humanista de nuestro estado, un territorio con enorme tradición cultural, vea usted el diploma como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad que hace unos días otorgó la UNESCO a la ceremonia ritual de los voladores de Papantla y que tuve el honor de recibir. Esto es una señal de cómo nuestra cultura tiene una continuidad histórica donde las expresiones de las culturas antiguas están aquí y el respeto que nos merecen.

Fotografía
Archivo General del Estado de Veracruz

En su estudio, donde están sus libros, su computadora, su música, Javier Duarte, pasados ya los primeros 100 días de su gobierno, escucha con atención nuestras preguntas.
--¿Y cuál es el papel de las instituciones del Estado en la cultura?
-La cultura popular tiene su vida dinámica fincada en las tradiciones y la memoria. Y se enrique con el trabajo profesional de los creadores, con infraestructura cultural, como el amplio sistema que en Veracruz existe de casas de la cultura en gran parte de los municipios, con la investigación y difusión universitaria, con el trabajo relacionado de todos los sectores, no veo aparte a la cultura de nuestros esfuerzos en materia social.
--Un estado ciertamente con una infraestructura educativa muy importante, tanto pública como privada.
-Sí, tenemos una gran universidad pública, con reconocimiento por su trabajo constante y sin interrupción, así como por su amplia cobertura y su descentralización. Y también hay una red importante de universidades privadas e instituciones de educación superior. Veracruz cuenta con una de las poblaciones más altas en el país de profesionales en activo.
--También con una Atenas Veracruzana.
Ríe mientras toma un café a esta hora del medio día.
-Claro, estamos muy orgullosos de vivir en una de las capitales más activas de la República en cuanto al cultivo de las artes se refiere. Pero no nos dormimos en nuestros laureles. Tuve la oportunidad de convivir con maestros y creadores en mi camino a la gubernatura, con una buena cantidad de artistas y le puedo asegurar que no se duermen en sus laureles. Coincidimos en que nuestro reto es estar conscientes de la demanda enorme para que más jóvenes accedan no solamente a las intituciones formales de educación, sino a actividades artísticas libres donde los creadores de arte y cultura puedan verter su experiencia y conocimiento.
Relajado y optimista, Duarte señala:
-La población exige que se establezcan los equilibrios sociales, que haya posibilidad de tener  un trabajoconstante, bien retribuido, con seguridad social, suficiente para una vida digna. Y esta justa necesidad de miles de veracruzanos no puede esperar, debemos intensificar las acciones para el desarrollo personal, familiar y comunitario. La promoción de la cultura es una de las grandes tareas educativas que todos, como personas, como trabajadores, como jefes de familia, debemos impulsar.
--¿El tema de la cultura no es dejado frecuentemente en segundo término en los programas de gobierno? Los recortes presupuestales originados por las crisis económicas, ¿no los sufre primero este rubro?
-Precisamente por eso no veo disociada la cultura de nuestro trabajo en materia social, que es el asistir pero sobre todo prevenir y resolver el desempleo, la migración, las adicciones, de quienes vivimos ahora pero, sobre todo, de los que vienen detrás de nosotros. La educación es una inversión fundamental para este momento en México. Pienso sobre todo en los jóvenes cuando nos referimos a cultura, que cuenten con apoyos educativos en todos los espacios donde conviven con otros jóvenes, las escuelas y los barrios, en las ciudades y en los pueblos. Yo estoy convencido que  la expresión cultural es la que nos da más satisfacción, ya sea que nosotros, los adultos, ejerzamos nuestros dones o quienes lo hagan o sean nuestros hijos, los niños y jóvenes que requieren una atención cotidiana e  iniciativas cercanas a sus intereses.
-¿Qué cree que les interesa a los jóvenes? ¿No será que la cultura es una palabra medio lejana para ellos?
--Mire, el escritor recién galardonado con el premio Nobel de Literatura, el peruano Mario Vargas Llosa,  al que México le otorgó recientemente la medalla del Águila Azteca, expuso una una serie de ideas relacionadas a la cultura, y una de ellas me pareció especialmente profunda.
   Ahora Duarte toma un recorte de periódico de una carpeta en su escritorio:
Dijo Varga Llosa que “Los fundamentos de la cultura están en bancarrota o han sido sustituídos por la ilegalidad, el descrédito de las instituciones y la poca participación cívica”.
   Este gran escritor, que tanto tiene que ver con nosotros, pues él es de alguna manera protagonista también de la cultura mexicana, nos pone en alerta cuando habla de la banalidad de la cultura, cultura frivolizada, dijo. Realmente para quedarse pensando   cuando se refiere a un deterioro que sufre nuestra cultura y que es algo como un remedo de lo que entendían nuestros padres y abuelos, ahora que todo lo invade el entretenimiento.

Fotografía
Claude Nori / 1996

A mí me parece --continúa el gobernador--, que las formas superiores de entendimiento entre los ciudadanos no son necesariamente entretenimiento; pueden ser eso, no lo dudo, pero es algo más. Es como cuando leemos un cómic, pongamos, hasta un libro de filosofía o ciencia. Es un tiempo distinto ¿no? el de la lectura. Yo creo que en Veracruz las instituciones de cultura tenemos que estar muy convencidos del tiempo empleado en nuestra transformación, que no es, como a veces se podría pensar, aburrido, serio, no, yo creo que es un tiempo alegre, porque en él vemos provecho, no es lo mismo ver a nuestros hijos en su vida festiva, que frecuentemente es riesgosa por sus seducciones nocivas, que yendo, digamos, a cursos de arte, participando en grupos animados por ideas culturales en su escuela o  barrio. 
--¿No cree que son más importantes los medios de comunicación que las propias escuelas?
-Los medios de comunicación son potencialmente los grandes educadores modernos, la televisión principalmente, el cine. Nosotros tenemos, como todos los estados, un sistema de radio y televisión. Estos deben ser vistos como canales privilegiados para crear una presencia que dé a pensar, que muestre el trabajo de los artistas, de los estudiosos y maestros que trabajan ya sea dentro de las intituciones educativas formales o de manera independiente. Nosotros como gobierno tenemos ese reto todos los días, estar en consonancia con la población, comunicándonos fluídamente, con libertad, con calidad. Es preciso un lenguaje atractivo que enriquezca las programaciones de los medios de comunicación públicos. Estar ahí, digo, “en el aire” con la señal educativa y de orientación para beneficio de todos. Esto se debe lograr, a mi parecer, invirtiendo en la formación especializada de los sectores universitarios y superiores para que que las ciencias y las humanidades sean presentadas cotidianamente a la población en general, y haciéndo modelos de comunicación que llamen la atención de todos, niños, jóvenes, adultos.
Javier Duarte se para del sillón para dar un paseo alrededor de su sala y seguir diciendo:
-Coincido con las declaraciones del escritor peruano, cuando habla de poca participación cívica como factor de este deterioro. En México tenemos un reto mayúsculo no solo los gobernantes y representantes sociales, sino lo tenemos como ciudadanos y jefes de familia, como trabajadores organizados y no organizados. Estamos ante un embate de violencia que tiene sus asideros en poblaciones muy vulnerables. ¿Cómo vamos a enfrentar estas tentaciones fáciles que están todos los días en las calles, en los centros de reunión, del dinero fácil, del que circula causando tantas desgracias? Con educación, prevención, programas de asistencia inmediata y programas ocupacionales dirigidos a jóvenes que no están en las escuelas y sus familias sufren el deterioro de condiciones económicas adversas.
-Pero ¿Habrá ya una mayor sensibilidad de las empresas, por ejemplo, para vincularse más directamente con la solución de estas problemáticas?
--Sí, afortunadamente, en mis reuniones con representantes de la industria y el comercio, incluidas las asociaciones de productores y los representantes laborales, surge esta preocupación. Por otro lado, hay cada vez más una presencia de organismos independientes y de la sociedad civil demandando un diálogo, proponiendo acciones. Yo sostengo ante ellos que debemos diversificar las opciones para el desarrollo de los jóvenes en todos los sectores económicos. Todos debemos invertir en la cultura, es la inversión más productiva.
--¿Qué piensa cuando se habla ya de una juarización del país?
-Todos estamos inquietos y preocupados. Si consideramos lo que nos cuesta en vidas, en encarcelamientos, en procesos de rehabilitación, en asistencia terapeútica a familias afectadas por la violencia; la atención en educación y cultura es una prioridad. Nuestros hijos deben, en cualquier sitio, en poblaciones pequeñas, medianas o gran des urbes, deben tener cerca opciones que los inviten a desarrollar lo mejor de sí mismos, a encauzar creativamente sus potencialidades.
-.Y si, como usted dice, la cultura es la alegría, Veracruz debe ser uno de los estados más cultos.
-Riendo, el gobernador contesta: Sí, Veracruz es uno de los estados más cultos de la República, su música es un baluarte, su danza; allí están las emblemáticas “caritas sonrientes” . Fíjese que nosotros tenemos un gran privilegio, vivir en la cultura que no ha excluído sino promovido las expresiones más originales, las expresiones que tienen su raíz en lo prehispánico. Tenemos uno de los museos más importantes de la cultura antigua mexicana. Por otra parte, la artesanía y el folclor son de lo más representativo del país. Todos los mexicanos tenemos siempre una tonadilla, una imagen de Veracruz en nuestra memoria, y qué le puedo decir sobre la variedad y belleza de paisajes naturales, de vida silvestre, de sitios históricos. Yo veo el legado de nuestros antepasados como una herencia muy alegre y está allí, viva, en la tradición,  en los talleres de arte, en los estudios, en las aulas, en los teatros, en las galerías, y en todos los sitios de culturales. La responsabilidad de mi gobierno es que la presencia veracruzana en la cultura nacional permanezca y se fortalezca. Que la aportación que la sensibilidad de los veracruzanos hace a la vida nacional sea cada vez más visible y sigamos siendo referente para todos nosotros y los visitantes extranjeros.
--Finalmente, usted tiene una formación en las ciencias económicas y de administración. Desde su experiencia académica y como funcionario público en el área de las finanzas, ¿cómo se podría ubicar lo cultural?
-Debemos buscar inversiones en plantas e industrias tecnológicas. Los inversionistas son fundamentales para el desarrollo social. Le comento estas declaraciones del representante de los empresarios agrupados en la Cámara Española de Comercio; dijo recientemente que hay intención de su país de seguir trabajando en estrecha colaboración con el gobierno y las empresas de México para invertir en materias de energía renovable y desarrollo turístico. Puso como ejemplo de la energía eólica el siguiente: solamente el potencial que existe en Oaxaca o Baja California representa todo lo que España tiene como país. Nosotros en Veracruz tenemos el mar como fuente de inspiración productiva, los ríos; veamos entonces esa relación de la cultura con el medio ambiente, con las grandes preocupaciones de nuestro tiempo, el cambio climatic, por ejemplo. Nosotros en Veracruz  contamos con el privilegio de tener una larga franja de ciudades y pueblos costeros que se convierte en vulnerable ante los fenómenos naturals, que demanda grandes recursos para paliar el efecto catastrófico de las tormentas, los temporales. El medio ambiente necesita restauración, esto es lo que, creo, está en la mente de todos.  

Entonces –prosigue Duarte y pone al lado su taza de café- si vemos la inversión en educación y  cultura en términos de la apuesta económica, estaremos aprovechando la experiencia de países como la India, que se propuso hace 15 o 20 años convertirse en una potencia tecnológica que va a dar empleo por mucho tiempo. Otro caso de la relación entre desarrollo económico y cultura es la arquitectura en Dubai, por ejemplo,  propiciadora del desarrollo urbano y la inovación en la construcción, así como la expresión del arte que significan esa nuevas estructuras. Avanzar es seguir proyectando nuestro potencial, afirmar lo que ya está reconocido y trabajar pensando en el futuro  que espera a nuestros hijos, a nuestros nietos. Y por eso la cultura es una prioridad en mi gobierno, en términos de inversión y promoción, finaliza el joven de 37 años que gobierna uno de los estados emblemáticos de México.

 

 

Ciclo Literario.