Obsesiones nocturnas de Jorge Amat


Jorge Amat, de padres españoles pero nacido en París en 1949, publicó en 2006 (Éditions Édite) su libro Obsessions nocturnes (114 fotos) con un texto de Jaques Henric, al que Amat considera “el gran predicador del sexo”. En ese mismo año el libro se hizo acredor al Premio Sade que se otorga anualmente a una traducción literaria y a un libro de arte que supongan un gesto importante en defensa de la libertad sexual y contra la represión del deseo.
   De su libro, el también cineasta refiere que son fotografias en un 90 por ciento tomadas sobre película y en un 10 por ciento digitales, pero todas trabajadas digitalmente para obtener una luz que “ yo quiero próxima a Ribera, un Ribera en blanco y negro, claro está”.
Jorge Amat, quien cuenta con una larga filmografía que incluye largometrajes y videos, es hijo de una pintora catalana y un famoso comunista español, Federico Melchor, quien fue director del diario Mundo Obrero y dirigente del Partido Comunista Español cuando era clandestino y su cúpula estaba obligada a vivir entre Moscú y Bucarest, ciudad donde de niño estudió Amat. El periodista de El País, Octavi Marti le preguntó qué hubiera pensado su padre de estas fotos y riendo Jorge contestó: “Hubiese reconocido que son fotos muy españolas, que la obsesión por la Inquisición no está lejos”.
Admirador del gran fotógrafo norteamericano Joel-Peter Witkin, Amat gusta de plantear escenas extremas, donde refuta los símbolos religiosos y relaciona los cuerpos con objetos que evocan la tortura medieval, máquinas, cadenas, cuerdas, sótanos, etc.  siempre ironizando en un juego que evoca ensoñaciones fetichistas y sádicas, aunque es evidente, también, su linaje surrealista.

El género de Amat está muy vinculado con el teatro y el cine. Cada fotografía supone una laboriosa construcción escénica e incluso un avance en planteamientos secuenciales. Es notable que Amat investiga en los caminos de la fotografía fantástica (recordamos al gran fotógrafo Jerry Uelsmann, que lograba en el laboratorio lo que ahora se hace en la computadora), pues se sirve tanto de objetos plásticos como de la manipulación digital para lograr sus provocadoras composiciones. El libro de Amat incluye un video que ilustra dos sesiones fotográficas del autor.

 

 

Ciclo Literario.